martes, 21 de junio de 2011

La nueva escultura contemporánea

Continúa abierta en la Galería Saatchi de Londres la muestra The Shape of Things to Come: New Sculpture, una exposición de 20 importantes y emergentes artistas internacionales que trabajan un concepto de escultura contemporánea. Esta es la primera vez que el espacio de la galería se ha dedicado por entero a obras tridimensionales.
La exposición ofrece una mirada sin precedentes a algunas de las obras escultóricas más interesantes creadas en los últimos años. Desde monolitos de granito, estructuras de neón, carros, cinturón de piel de caballo, espuma expansiva, cajas de luz, la exposición muestra la diversidad y el dinamismo del medio. Ya sea ensamblado, montado, cosido, clavado, pegado, apilados o en capas de materiales tan diversos como la arcilla, de metal pulido, tela, madera, tierra, piel de caballo, espuma de polietileno y objetos encontrados, las obras de la exposición impulsan las nociones de escultura en el campo expandido.
Las piezas se reconocen en la fuerza de sus innovaciones formales y lo ostensible de su compromiso con los problemas contemporáneos. Las obras juegan con la escala que va desde lo monumental a formas en miniatura y con la creación de un espacio desconcertante entre el espectador y el trabajo. Formas figurativas, tanto humanos como animales, son utilizados como lugares de la ansiedad y haciendo visible la inestabilidad de los arquetipos históricos, para crear un rico vocabulario escultórico nuevo.
The Shape of Things to Come: New Sculpture presenta una selección de obras de David Altmejd, John Baldessari, David Batchelor, Buggenhout Pedro, Berlinde De Bruyckere, Brannon Mateo, Bjorn Dahlem, Folkert de Jong, Roger Hiorns, Honert Martin, Houseago Thomas, Joanna Malinowska, Kris Martin, Monahan Mateo, Skreber Dirk, Reyle Anselmo, Sterling Ruby, David Thorpe, Tuazon Oscar y Rebecca Warren.
John Baldessari (National City, California, 1931). Trompeta de Beethoven (con la oreja) Opus # 133, 2007. Resina, fibra de vidrio, bronce, aluminio y dispositivo electrónico. 186 x 183 x 267 cm.
Es una obra de gran tamaño sobre la paradoja de la naturaleza incompleta de la comunicación. Una pieza escultórica con música creada por un compositor sordo. El montaje de las asociaciones crea una obra destacando cómo el significado se crea a través de del sentido del oído y no de la visión. La obra permanece en silencio hasta que el espectador le habla a la trompeta y en ese momento se escucha un fragmento de los seis últimos cuartetos de Beethoven. Pero si Beethoven es sordo, cuál es el significado de lo que se dice aún unido al sonido que se escuchará, y lo que no indica la aleatoriedad de los fragmentos? La paradoja de la comunicación se da una vez más y le queda al espectador resolverla.
David Batchelor (Dundee, Escocia, 1955). Brick Lane Remix I, 2003. Cajas de luz, luz fluorescente, vinilo, vidrio acrílico, cable, panel de conexiones, 204 x 435 x 38 cm.
David Batchelor hace instalaciones escultóricas con los objetos encontrados en las calles de Londres, ahuecados, apilados y les da una nueva vida como cajas de luz vacías, pero de colores brillantes o como ensamblajes sin luz. En sus obras observamos la constante de la familiaridad del artista de estar al acecho de los restos materiales de la vida moderna. Las chatarras inútiles de fábricas o los artículos domésticos rotos y tirados, son re-utilizados como objetos hipnóticos, maravillosamente modelados, presentando una síntesis de la presencia del color en nuestro entorno cotidiano.
David Altmejd (Montreal, 1974) The New North, 2007. Madera, espuma expandible, resina, pintura, escultura blnda, epoxy, pegamento, espejo, pelo de caballo, cristales de cuarzo y alambre, 368,3 x 134,6 x 106,7 cm.
“Cuando trabajo, el cuerpo es como un universo en el que me puedo perder. Es una metáfora para el paisaje, la naturaleza y la montaña", ha dicho Altmejd. Los sanadores (2008), otra escultura de más de dos metros de altura que se forma de la madera, espuma, yeso y arpillera, muestra tremendamente figuras superpuestas y fragmentos figurativos: manos, alas, arrodillándose y besando cifras, como si estuvieran inmersos en co-dependencia, cargada de sexualidad y agonía física.
Igualmente, recuerda a esculturas en bronce públicas del siglo 19 para conmemorar las matanzas de batalla. La obra de Altmejd, mezcla arte hecho a mano con la ilusión de un dispositivo digital de imagen fija, como un palimpsesto, evocando un estado de ánimo de una constante mutación alquímica.
Sterling Ruby (Stuttgart, Alemania, 1972). Kiss Trap Kismet, 2008. tubos de PVC, poliuretano, madera, espuma expansiva, aluminio, pintura en aerosol, 300 x 384 x 122 cm.
Realiza sus obras en una amplia gama de medios, de cerámica vidriada biomórficas y esculturas con derrames de uretano a gran escala, con pinturas para uñas, collages y vídeos.
A través de su variada práctica artística lleva a cabo un asalto a los materiales y las estructuras sociales, haciendo referencia a temas que incluyen las sociedades marginadas, las prisiones de máxima seguridad, arquitectura modernista, artefactos y antigüedades, el graffiti, los mecanismos de la guerra, los cultos y las pandillas urbanas.

1 comentario:

  1. Hola Néstor,

    Me ha gustado mucho visitar tu blog lleno de actualidad y de contenido muy diverso y enriquecedor.
    Saludos,
    Muñoz Bautista

    ResponderEliminar