viernes, 12 de febrero de 2010

Maurizio Cattelan o la estética de la burla


El célebre artista italiano Maurizio Cattelan inaugura hoy una exposición individual en el museo The Menil Collection de Houston, Texas. Nacido en la ciudad universitaria de Padua en 1960, Cattelan es conocido por su lúdico y desconcertante uso de materiales, objetos y acciones, como también por los juegos semánticos, el cinismo y la manipulación de diversas situaciones de su contexto.
En su obra podemos apreciar una crítica sarcástica a las estructuras de poder político, las nociones de nacionalismo, autoridades religiosas y hasta al mismo mundo del arte contemporáneo. Él ha expresado que busca "manipular y burlarse de la realidad, considerando que la realidad es mucho más provocadora que mi arte ". Para Cattelan incluso lo banal es absurdo.
Esta exposición, organizada por Franklin Sirmans, curador de arte contemporáneo, se centrará en las recientes obras de gran formato que se estrenaron en Europa en 2007 y contará con esculturas políticamente controvertidas y decididamente irreverentes. Incluirá Ave María De 2007, una serie que rinde homenaje a los brazos que se extienden desde la pared –el título "Ave María" es deliberadamente ambiguo– al igual que los diversos significados culturales evocadas por los gestos de lealtad.
Los temas de sus obras, socialmente controvertidos, ahondan en las condiciones del sistema arte constituyendo una lucha contra las instituciones y las reglas del mismo. Para Cattelan todo sistema tiene sus leyes, que se deben aprender para poder entender sus debilidades, contestarlo, derrotarlo y no quedar anestesiados. Él trata de perturbar el sistema del arte con una serie de operaciones que terminan por analizarlo escrupulosamente, develando sus engranajes internos y ejerciendo una feroz crítica contra el mercado del arte.
Durante los últimos cinco años su trabajo se ha centrado en gran medida en la publicación y la curaduría. Los proyectos han incluido la creación de "The Wrong Gallery" en 2002 y su presentación posterior en la colección de la Tate Modern desde 2005 hasta 2007, la curaduría de la 6° Bienal del Caribe en 1999 y la Bienal de Berlín en 2006.
En la 6° Bienal del Caribe en 1999, curada junto a Jens Hoffmann, el artista hizo una fuerte promoción en revistas especializadas e instituciones del mundo del arte, arremetiendo contra la manipulación del consenso que suponen las bienales de arte, consiguiendo además un amplio patrocinio. Se llevó para la isla St. Kitts a 10 de los más importantes artistas del momento (Rirkrit Tiravanija, Mariko Mori, Chris Ofili, Gabriel Orozco, Pipilotti Rist, y otros). Los artistas hablaron sobre arte, descansaron y disfrutaron de unas estupendas vacaciones bajo el sol del Caribe. Nadie expuso una sola obra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada