sábado, 26 de junio de 2010

John Baldessari: Pure Beauty

Mañana domingo, el County Museum of Art de Los Ángeles (LACMA) inaugura la muestra John Baldessari: Pure Beauty, la retrospectiva más amplia sobre el artista conceptual John Baldessari (Nacional City, California, 1931). Organizada por el LACMA en asociación con la Tate Modern de Londres, la exposición reúne a más de 150 obras y examina las principales preocupaciones de Baldessari, quien es ampliamente considerado como uno de los artistas más importantes de la actualidad y fue el ganador del León de Oro por su trayectoria en la última Bienal de Venecia.
“Pure Beauty será una revelación para muchos, incluso aquellos que están familiarizados con Baldessari, ya que cuenta con muchas de las obras menos conocidas del artista", dijo Leslie Jones, curadora asociado del LACMA. "La exposición explora el interés permanente de Baldessari en el lenguaje, la cultura de masas y los medios de comunicación, que parece cada vez más importante -incluso imprescindible- en la era de la información y la proliferación de la imagen."
Domiciliado en Los Ángeles desde 1970, Baldessari es uno de los artistas más influyentes de su generación. Desde que quemó sus pinturas a finales de los sesenta (Cremation Project) en un acto ritual de renuncia al formalismo y la autoexpresión que habían caracterizado el período posterior a la guerra, sobre todo al Expresionismo Abstracto, el nombre de John Baldessari ha estado relacionado con el arte conceptual.
Por ello, sus textos e imágenes desde mediados de la década de 1960 son ampliamente reconocidos como unos de los primeros ejemplos de arte conceptual. Sus primeros trabajos al respecto fueron Pure Beauty (1966-1968) y An Artist (1966-1968), una serie alegórica de fotografías tomadas de manera casual sobre las que escribió textos referidos a la historia del arte. Después, sus composiciones de fotos de 1980 derivadas de fotogramas de películas contribuyeron al desarrollo del arte y otras prácticas que abordan las repercusiones sociales y culturales de la cultura de masas. 
Su persistente interés en el lenguaje, tanto escrito como visual, ha estado a la vanguardia tanto en su obra como en la enseñanza, a través de la cual, durante más de treinta años, ha promovido e influenciado a generaciones de artistas como David Salle, Cindy Sherman y Barbara Kruger, entre otros. 
Con humor e ironía, Baldessari disecciona las ideas subyacentes a la práctica artística y las normas aceptadas históricamente de cómo se debe hacer arte. Míticas son obras como I Will Not Make Any More Boring Art, 1971 (Nunca más haré arte aburrido), donde aparece el mismo Baldessari escribiendo esta frase una y otra vez, a modo de castigo.  La combinación de fotografía, pintura y las referencias al cine se han convertido en uno de los elementos clave en su obra. 
Empezando con algunas de sus pinturas sobrevivientes de la década de 1960, la exposición presenta las fotografías históricas y obras de texto de 1966-68, derivados de las fotocomposiciones de películas de la década de 1980 y las obras más destacadas de la década de 1990, así como vídeos y libros de artista. La muestra concluye con su obra más reciente, que incluye una instalación multimedia especial creada para la retrospectiva.
Para reflexionar, los dejo con una frase del artista que es esencial en su trabajo: “Desde mi punto de vista, una palabra no puede sustituir a una imagen, pero es igual a ésta. Se puede construir con palabras del mismo modo que se puede construir con imágenes”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada