sábado, 15 de mayo de 2010

Arte africano contemporáneo


Se inauguró la novena edición de la Bienal de Arte Africano Contemporáneo, Dak'Art, con la participación de  28 artistas de 16 países africanos. Este evento, que se llevará a cabo hasta el 7 de junio, se desarrolla en Dakar, capital de Senegal.
Según informó el secretario general del evento, Ousseynou Wade, este año se celebran los veinte años de la bienal y en esta edición se realiza bajo el lema "Retrospectiva-Perspectivas". La primera innovación es que "es la primera vez que el jurado está compuesto exclusivamente por africanos".
"La selección para la exposición internacional dio prioridad a artistas que nunca han participado en ediciones anteriores. Por otra parte, Dak'Art 2010 está definitivamente orientada a la creación contemporánea africana", dijo Wade, quien anunció la presencia de artistas haitianos como una de las novedades de la exposición.
Situada bajo el patrocinio del Ministerio de Cultura y Francofonía de la República de Senegal, la Bienal Dak'Art tiene como objetivos apoyar y fomentar la creatividad, la formación artística y la difusión del arte en África; promover a artistas africanos en la escena internacional; fomentar la inclusión del arte contemporáneo africano en el mercado de arte internacional y contribuir al desarrollo de la crítica de arte, impulsando la publicación sobre arte y artistas contemporáneos de África. Algunos de los artistas seleccionados son:
Daniel Halter. (Zimbabwe,1977). Ser un blanco de Zimbabwe que ahora vive en Sudáfrica le afecta en su práctica artística. “He crecido muy consciente de lo racial y estoy rodeado por las secuelas de una historia del racismo y la opresión violenta. Pero las cosas nunca son en blanco y negro, las cosas son más grises en la realidad. Blanco y Negro es simplemente una lista de todos los nombres de todas las fincas que fueron tomadas de los granjeros blancos en nombre de la redistribución. Esta lista apareció en la prensa para alertar a los agricultores sobre el destino de su granja”.
Mario Benjamín. (Port-au-Prince). A pesar de que él es un artista autodidacta, que comenzó su formación en Haití, no se considera –y no es– un pintor ingenuo, y él niega cualquier etiqueta folklórica o de actitud. Sus obras revelan un deseo de transmitir la idea de que cosas que parecen cumplir o asumir una forma de aceptación en realidad pueden ser muy diferentes. Otro aspecto relevante en piezas de arte de Benjamin es el uso de la luz. En sus instalaciones se presentan fuertes contrastes entre el brillo y la oscuridad. Se podría decir que prendieron fuego contra las superficies oscuras y lo negro adquiere una calidad fosforescente. La expresividad de la luz le agrega un acento a una visión enigmática y eufórica del mundo.
Mouna Jemal Siala. (París, 1973) Vive en Túnez. “Mi objetivo es convertir a los rituales diarios, las actividades más básicas, las de la gente común, en general, y la de una madre de trillizos como yo, en particular, en un proceso de creación plástico”.  Al explotar el potencial de la tecnología digital de la fotografía, Mouna Jmal crea mosaicos  y sus montajes fotográficos multiplican la diferencia de posturas y de forma de los personajes. En su obra Fate la combinación de imágenes de sus hijos trillizos, atrapados en las ventanas, se multiplica simétricamente dando lugar a una instalación que recuerda los barcos de la vieja y la nueva esclavitud.
Roger YAPI. (Costa de Marfil, 1973). Pintor que rompió con lo plano del lienzo y le reviste una tercera dimensión, donde las fisuras son a menudo tan importantes como el resultado total y la belleza de la obra. La dimensión trágica de los niños soldados no está ausente y su objetivo es llegar al corazón del hombre.

 Peterson Kamwathi. (Kenia, 1980). Combina elementos de diseño claro y ricos en contenido con la experiencia técnica en una amplia variedad de medios de comunicación. Su trabajo principal fue en la gráfica, pero recientemente ha creado dibujos de gran alcance al carboncillo sobre papeles mezclados. Su objetivo es representar y simbolizar a las diversas preocupaciones que tienen un impacto sobre él y al mundo en su conjunto,  como lo social, lo político o lo ambiental.  "En mi trabajo actual me estoy creando una serie de dibujos que representan las ‘colas’. Estos se obtienen de las imágenes y experiencias relacionadas con el proceso de votación, el proceso de migración y en los servicios tales como las operaciones bancarias”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada