sábado, 9 de enero de 2010

Dibujar la Escultura, esculpir el Dibujo



Ayer domingo, el Museo de Arte Moderno de Nueva York inauguró la primera retrospectiva de museos importantes del artista mexicano Gabriel Orozco (n. 1962), que desde principios de 1990 ha forjado una carrera marcada por la innovación continua y se ha convertido en uno de los principales artistas latinoamericanos.
Abierta al público hasta el 1 de marzo de 2010, esta retrospectiva examina dos décadas de la trayectoria de Orozco en una exposición de unas 80 obras, que revela cómo el artista se mueve libremente y de manera fluida entre diversos medios como dibujo, fotografía, escultura, instalación y pintura para crear un conjunto heterogéneo de objetos que se resiste a la categorización.
En esta retrospectiva se pueden identificar obras ya muy reconocidas en el panorama artístico contemporáneo como My Hands Are My Heart (1991), La DS (1993), Hasta que encuentre otra Schwalbe amarilla (1995), Black Kites (1997) y otras, pero la que más llama  la atención es la monumental escultura-dibujo Mobile Matrix (2006), compuesta por un esqueleto natural ensamblado de una ballena gris, que se encuentra instalado en el segundo piso del Museo.
Es la primera vez que esta obra ha sido vista fuera de México porque fue realizada por el artista, por encargo del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, para ser exhibida permanentemente en el edificio de la Biblioteca José Vasconcelos de Ciudad de México. La historia de esta obra es bien interesante: Fue concebida a partir del espacio del edificio cuando este aún no se había terminado. Después de procesos de pensamiento creativo para determinar que escultura ocuparía el espacio asignado, el artista se desplazó hasta las costas de Baja California Sur para buscar y excavar en la arena los huesos de una inmensa ballena gris. Posteriormente, y con un equipo de 20 asistentes, invirtió mucho tiempo y 6.000 lápices para dibujar una geometría de líneas en el esqueleto de la ballena que se relacionan con su estructura, una especie de infinitud de círculos negros rodeados de series de anillos concéntricos que chocan y se superponen unos con otros.
Los huesos de la inmensa ballena, que deberían colgar fijos y para siempre del techo de la Biblioteca Vasconcelos de Ciudad de México, paradójicamente siguen navegando por todo el mundo por ser hoy contenidos de una obra de Arte.
La exposición viajará a otros tres museos: Kunstmuseum de Basilea (abril-agosto, 2010), el Centro Georges Pompidou de París (septiembre-enero, 2011), y la Tate Modern, Londres (enero-abril, 2011),
Para ver al artista dibujando en el esqueleto de la ballena y el proceso de ensamblaje de Mobile Matrix da un click aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada